jueves, 2 de febrero de 2017

Turno Nocturno

Cuento No. 1

“Turno Nocturno”

Para Ixchel Fernanda Mendoza Negrete
I

Y ahora vamos a contar una historia de amor, un amor que existió hace mucho en un rincón entre las estrellas. Una historia que sucedió en aquel planeta, donde la noche es Sol y la mañana noche… donde dos  se amaron bajo la refulgente luna.

Hace mucho ya que viví una historia maravillosa, una historia de amor, pasión y éxtasis. Los recuerdos vienen a mi mente y la hacen añorar esos tiempos, tiempos en los cuales, fui estudiante en una de las escuelas de nuestro querido planeta Antares.

Aunque ya pasó una cantidad colosal de años, todavía recuerdo con cariño y amor a mi compañera. Donde quiera que ella esté, me gustaría que ella leyera esta historia y sobre todo, saber que ella está bien y feliz.

Mi historia comenzó en mi juventud, en el tiempo cuando realizaba mis estudios de educación media en una de las tantas escuelas tecnológicas de mi nación.

La escuela tenía un gran prestigio y para poder ser admitido, era necesario aprobar un examen de conocimientos teóricos. Mi meta al asistir a esa escuela, era lograr un título intermedio en Informática o Contabilidad y después de ello, trabajar.

En mi planeta, la vida se hace de noche y dormimos durante el día, así ha sido siempre desde que recordamos y nos gusta mucho vivir de esa forma. Cuando presenté mi examen de conocimientos, no tenía la seguridad de haber sido aceptado, sin embargo, semanas después llegó una carta a mi casa, notificando que había sido admitido.

Yo vivo en el Oriente de la ciudad principal de mi planeta; la escuela quedaba ubicada en el Sur. Razón por la cual, tenía que hacer uso de transportación terrestre específica. Todavía viene a mi memoria, como me preparaba para presentarme en la escuela el primer día.

EL horario de entrada era de 7PM a 3AM.  Unas horas antes, yo despertaba de un largo sueño, me bañaba y arreglaba con esmero y decoro. Tomaba un desayuno a base de frutas tropicales y mucha agua.

Mi primer día, estuve a punto de llegar tarde. Había mucha gente en el camión de ida,  gente de todos los oficios y ocupaciones que por alguna razón, laboraban en el distrito Sur de la ciudad. La gran calzada que llevaba hasta allá, estaba completamente llena de tráfico. Luces tintineantes y sonidos de motores poblaban el ambiente.

Tuve lo fortuna de ir sentado en el trayecto y así pude observar con detalle el recorrido. Calles que de pronto estaban vivas y sombras moviéndose por aquí y por allá. Muchos vehículos de particulares pintados con colores chillantes y esparciendo humo. Era la hora pico, la hora en que todas las personas se levantaban para cumplir con sus actividades. La radio del transporte tocaba música del pasado, música que me hacía recordar las delicias del amor verdadero y correspondido. Melodías de amor que hacían sentir paz y optimismo. Yo toda mi vida, había esperado encontrar un amor real y lo único que había tenido eran desengaños y rechazos. Escuchar esa música, me dio esperanza y después de un viaje de ida de cuarenta minutos llegué al distrito Sur.

La estación Sur era enorme, todo estaba ordenado por aritmética y álgebra espacial. Los camiones iban y venían con sincronía y orden. Cuando bajé del camión, inmediatamente busqué la letra a la cual pertenecía el camión que debía tomar para llegar a la escuela.

Cuando llegué a la letra correcta, me percaté que había una larga fila de estudiantes esperando abordar el transporte. Vi unas cuantas caras bonitas de mujeres, pero nada que mereciera ser muy recordado.

De pronto, fue como si la luz de la Luna brillase con todo su esplendor, ¡la vi! Era una mujer joven, de brillantes ojos negros, labios rojos como la fresa, cabello negro oscuro, que me hacía pensar en la noche y sus secretos de amor, su cara era muy bonita con rasgos finos, que me llevaba a creer que era una diosa procedente de otro planeta.

Puse en ella mis ojos y quise comunicarle mi sentimiento, un sentimiento suave, delicado que era como las olas del mar rompiente.

Un sentimiento que nacía del fondo de mi corazón, una canción hermosa que quería cantarle a ella y sólo a ella.

Noté que ella bajó la mirada, como con timidez o pena y justo en ese momento, le llegó el turno de abordar el transporte.

Con mucho dolor, observé como ella subía y el camión se iba. En ese momento, hubiese querido salir corriendo detrás de ella, aunque en eso se me fuera la vida.

Traté de tomar las cosas con calma, tal vez, después la encontraría, en uno de los tantos rincones que integraban la escuela.

No decayó mi ánimo, al contrario busqué dentro de mí, la fortaleza y así, me llegó el turno también de subir al camión.

Pagué, busque un asiento y me sentía tan emocionado por nuestro primer encuentro que tenía ganas de gritar. Sin embargo, me contuve y trataba en mi mente de recordar todos los detalles.

No lo he mencionado hasta ahora, pero mi ángel exhalaba un olor maravilloso. Un olor suave, fragante, dulzón y fresco, como las rosas rojas de los parques y estaciones botánicas de mi ciudad.
 
Ese delicado aroma me transportaba a visiones maravillosas donde ella y yo nos amábamos sin descanso, donde yo recorría su hermoso cuerpo y la llenaba de placer y felicidad. Un mundo azul, lleno de plenitud, donde las sombras del desengaño y la desconfianza se borraban por completo, para abrirle paso a un cielo estrellado, donde las luces de la noche alimentaban los sueños e ilusiones de todos.

Mientras pensaba en esto, escuchaba las pláticas de mis compañeros de viaje. Se expresaban con miedo y expectación, temiendo que alguna clase fuera a ser muy difícil o determinado profesor fuera exigente o tirano.

Escuchar esas pláticas me hacía poner los pies en la tierra. Había encontrado el amor, pero no podía olvidar mis obligaciones y compromisos escolares.

El viaje a la escuela era muy corto, tan sólo diez minutos desde la estación Sur. La escuela era de mediano tamaño, llamaba la atención el hecho, de que sus paredes estaban pintadas de guinda y blanco. Al principio, pensé conocer la escuela por mi cuenta, explorando cada rincón, buscando encontrar a mi musa. La escuela tenía dos entradas principales y una entrada reservada únicamente al grupo policíaco que se encargaba de la seguridad del inmueble.

Me sentía tranquilo; junto con las demás personas, cruzamos la avenida y nos dirigimos a la entrada lateral a esperar que abrieran las puertas. Buscaba con atención a mi dulce amor, pero nada, cuando de pronto…

II

Ahí estaba ella, de pie, observando el panorama como con prisa, como si deseara ya entrar. Traté de no ser muy obvio y por ello, me alejé un poco. Ella estaba muy cerca de la puerta, a la expectativa de que algo pasara. Algunos rufianes jugaban haciendo burlas o riendo escandalosamente como loros verdes.

Ese ruido y alboroto, me fastidió un poco, con impaciencia veía mi reloj de mano para saber la hora. Cuando por enésima vez, veía mi reloj, noté que eran casi las siete P.M.

Justo en ese momento, un vigilante vestido con ropa policial abrió la puerta. El vigilante era muy estricto y para dejarte pasar era necesario mostrar la identificación (credencial) que también nos había sido mandada por correo.

Después de mostrar mi credencial, entré.

Caminé por un ancho corredor que llevaba a los edificios principales. Un asistente gritaba a voz en cuello, que los alumnos de primer ingreso debíamos revisar las listas para saber en qué salón habíamos sido asignados.

Las listas se encontraban en tableros que estaban ubicados en la parte posterior de la escuela, en donde estaban también las canchas. Había mucha gente agolpada alrededor, con la esperanza de encontrar su nombre en un salón donde estuvieran sus amigos.

He olvidado mencionar que algunos alumnos ya se conocían. Por la simple razón que habían estudiado juntos en el mismo instituto secundario. Yo por mi parte, no, mis compañeros de generación se decidieron todos por la educación privada. Éramos sólo la noche, mi amada y yo… aunque ella no daba señales de existencia.

Llegó mi turno de buscarme en las listas. Después de un rato, encontré mi nombre. El salón, el 112, casi de los últimos, porque en total eran quince salones en el turno nocturno.

No existía otro turno, porque por la mañana y parte de la tarde, dormíamos para comenzar nuestra jornada el día siguiente.

Yo nunca había cuestionado nuestra jornada, aunque existían algunos curiosos que interrogaban a los científicos acerca de si existía otra civilización en otro planeta que tuviera otra clase de ciclo.

Así que, ya conociendo mi salón y horario, lo único que faltaba era entrar al salón a mi primera clase. Me dirigí al edificio, la luz de la luna se asomaba por ahí, el edificio tenía tres pisos y el salón estaba en el último piso a mano izquierda.

Afuera del salón, había un remolino de gente, éramos en total en la lista, cuarenta personas de ambos sexos. El salón era de tamaño mediano, con su pizarrón al frente y bancas para dos personas, agrupadas en filas. Al principio, tomé asiento casi al frente, me encontraba solo, todos se acomodaban y nadie al parecer, quería sentarse conmigo. Cuando de pronto, como por arte de magia, ¡ella llegó!

Creí volverme loco de alegría y de sorpresa, al verla. Mis ojos no daban crédito al hecho que pudiéramos estar juntos, justo en el salón donde yo menos pensaba que ella pudiese estar.

Para aumentar mi sorpresa, ¡ella tomó asiento conmigo!, no sin antes, dirigirme una mirada de sorpresa y de reconocimiento, como si ella recordara con agrado aquel nuestro primer encuentro en la estación.

El profesor llegó y empezó a dar su clase. Una clase un poco aburrida de Comunicación Verbal. Para hacer más amena la atmósfera del salón, el profesor nos invitó a presentarnos, diciendo nuestro nombre y nuestros proyectos a futuro.

Cuando llegó el momento de que ella se presentara, concentré toda mi atención. Ella de manera muy seria, dijo que se llamaba Fernanda y que su mayor sueño era ser médica.

Esto cayó por sorpresa en el salón, porque la gran mayoría habían dicho cosas, como: contador, administrador o hasta informático.

Esa afirmación de su parte, hizo que la amase aún más, mi musa, mi llama, deseaba ser una profesional de la Medicina y así ayudar a curar a mucha gente.

Cuando llegó mi turno, sólo dije mi nombre (Daniel) y que no tenía muy claro el futuro.

Les llegó el turno a otros y después de romperse el hielo; el profesor empezó a hablar del curso.

La hora de clase se fue muy rápido y llegó su fin para dar paso a otras clases. No hablaré mucho, querido lector, de las clases y el entorno escolar. Estoy seguro que aburriría en demasía con mi crónica a mis escuchas. Y sobre todo, se perdería el objetivo principal, de mi historia, narrar nuestro amor y las aventuras que vivimos en ese tiempo.

Ah! Dicen que recordar es vivir y bueno, después de tres clases, llegaba el turno de un breve descanso para almorzar y estirar las piernas.

La gente se agolpaba en las escaleras y trataban de bajar de la manera más rápida, yo meditaba si pedirle a mi compañera de asiento que me acompañase al patio.
Decidí que era mejor no forzar las cosas, y por ello, me dirigí a una de las entradas para salir a comprar algo.

Ella también encaminaba sus pasos por el patio, pero cosa rara, al llegar a la entrada, vacilaba en salir y sólo se quedaba adentro, platicando un poco con los agentes de seguridad y comiendo de lo que llevaba en su mochila.

Fue una madrugada extraña, por un lado, estar con ella en clase, a mi lado, y por el otro, sentir esa nostalgia y pensar que mi amor sería estéril y no llegaría a nada. Yo no sabía si realmente le agradaba y es más, desconocía si le gustaba aunque fuese un poco.

Tampoco era mi estilo, andar buscando contacto social sin haber sido llamado, en todo caso prefería que las cosas fluyeran y sí tenían que darse se dieran.

Cuando llegó el turno de entrar de nuevo a clase, me dirigí con decisión al salón y con tranquilidad, empecé a atender las lecciones.

Las horas se fueron y cuando llegó el momento de que terminara la jornada y por sorpresa, ella me dirigió la palabra.

Me preguntó si había entendido la explicación del profesor de Álgebra y sí podía ayudarla en algún momento. Le dije que sí y al despedirnos le extendí mi mano para despedirme, ella la tomó con sus finas manos y se despidió también, con un beso en mi mejilla.
Yo enrojecí y ella sólo se río de manera coqueta y se fue.

[Y ahí estaré, esperando, día tras día, buscando alcanzarte, aún en mis sueños cuando no hay esperanza de encontrarte, estaré ahí, luchando y esperando, esperando… hoy, mañana y tal vez, por siempre.]

III

Había sido un primer día muy emocionante.
No cabía duda de eso, con tranquilidad tomé el camino de regreso a casa. La noche era todavía profunda, el olor de las flores de los jardines me llegaba a mis sentidos, embriagándome de aromas y emociones. Desde algún lugar remoto, llegaba el canto dulce de las cigarras y la luna plateada asomaba su mejor cara.

La luna de los amantes, del amor puro y correspondido, la luna azul que aparece en todos los sueños de las almas sensibles.

Cuando llegué a casa, mi familia me esperaba, comí algo, vi un poco de televisión y empecé a hacer tarea.

Después de un rato, caí profundamente dormido. Soñaba que salía con prisa a la calle, la brisa nocturna se sentía en cada poro de piel. Trataba de abordar el camión que me llevaba a la estación Sur, pero fracasaba en mi intento. Ningún camión me llevaba a mi camino y yo me ponía muy triste de no lograr mi objetivo. Tuve esos sueños de manera recurrente y lo curioso es que la última vez que soñé algo así, ¡sí lograba alcanzar a mi musa!

La escuela seguía con su marcha. Y aunque no era mi popular entre mis compañeros, al menos, aprendía con buen ritmo, aprobaba mis materias y poquito a poquito, sentía como mi ángel, se preocupaba cada vez más por mí y de pronto, llego ese día…

Era un miércoles como cualquier otro, una ligera lluvia había estado cayendo antes de salir al descanso.

Después de salir del salón, dirigí mis pasos a las canchas, me entretenía ver jugar a otros el deporte preferido de mi planeta, el fútbol soccer.

Eran partidos breves, donde el equipo ganador seguía jugando, siempre y cuando anotara primero un par de goles. Las jugadas eran rápidas y se jugaba con mucha fuerza, pero con lealtad.

Me cansé de ver jugar a otros y quise caminar por el campo empastado que se encontraba localizado justo atrás de las canchas de cemento. Era un campo muy bonito, con pasto color verde brillante y las líneas de la cancha bien dibujadas con cal. El pasto estaba perfectamente recortado y algunas personas estaban sentadas y platicaban animosamente entre ellas.

Repentinamente, ¡la vi! Ella estaba sentada, comiendo y observando el panorama con sus brillantes ojos negros. La miraba y la volvía a mirar y había algo que me impedía articular palabra.

Ella notó mi presencia y me saludó animosamente, empezamos a conversar, primero, acerca de la escuela, luego de nuestras vidas. Yo notaba, como ella me miraba siempre a los ojos, buscando que le dijera esas palabras de amor que han existido desde el primer latir del Universo.
Yo deseaba con todo mi corazón decirle que mi amor por ella era infinito, pero una rara mezcla de vergüenza y cobardía me lo impedía. En el fondo, tenía mucho miedo de ser rechazado, como todas las veces anteriores en mi vida. Ella notó mi silencio y ahí fue, cuando tuve el valor de contarle todo. Ella escuchó y vi el brillo de sus ojos y una leve sonrisa esbozada en su blanco rostro.

Le platiqué de mis sueños y del como deseaba amarla sin descanso y sin tregua. También mi gran deseo de contemplar las estrellas del firmamento, tomado de su mano y besándonos.

Me sentía aliviado por haber expresado mis sentimientos y no haber sentido una pizca de rechazo en ella. Sí, le había platicado acerca de mis sentimientos y ella había escuchado con ternura, lo cual era positivo, aunque no sabía que pensaba ella.

Ella me dijo que se sentía muy halagada, pero que le resultaba extraño, que siendo yo apuesto, no tuviera a nadie a mi lado. Y me preguntó, que qué pasaría si ella me pidiera que fuera novio de alguien más. Le dije que no, que mi prioridad era la escuela y de improviso, ella replicó “y si yo te pidiera que fueras mi novio, ¿qué dirías?

Yo sin ninguna vacilación, le dije que sí, que era ella a quién más deseaba en el mundo.

Ella se sonrió y luego volvió a ponerse muy seria y me dijo que ella también quería que yo se lo pidiera. Le hice la misma pregunta y ella me contestó “que con todas las fuerzas de su corazón y de su alma aceptaba ser mi novia”.

Ese fue uno de los momentos más felices de mi vida; el timbre que anunciaba el fin del descanso nos sacó de nuestro sueño azul, nos hizo levantarnos del verde pasto y dirigir nuestros pasos al salón…

IV

Caminamos un trecho tomados de la mano. Todo el mundo me parecía lleno de luz y que además me sonreía; atrás quedaban los pensamientos lúgubres y la soledad. Le di un abrazo antes de llegar al salón.

Un abrazo cálido y que hubiera querido que durara por siempre. Con mucho pesar nos separamos y llegamos al salón de siempre.

Era imposible que le prestara atención a la clase. Yo sólo tenía ojos para ella y pensaba en su sonrisa, en sus gruesos labios rojos y en su belleza infinita.

Mis compañeros nos miraban con aire de sospecha, pero no eran capaces siquiera de atisbar en nuestros corazones, la silenciosa tormenta de amor que ahora nos cubría a los dos con sus gotas.

El día transcurrió de lo más normal y como he dicho antes, sería inútil hablar de las clases o de la escuela por sí misma.

Para mí, lo más importante de asistir a esa escuela, era poder verla a ella y compartir momentos de amor.

Momentos preciosos como la blanca porcelana. Momentos llenos de pureza y candor. Un mar de emociones nuevas y excitantes que recorrían nuestros cuerpos y almas.

De vez en cuando, nos brincábamos alguna clase y escapábamos a un parque cercano. Era un parque lleno de árboles frutales y el canto de los pájaros iluminaba con su presencia la noche.

Era un sueño, sentir el frío de la noche y a la vez, nuestro calor, tomarla de la mano dulcemente y darle besos apasionados. Cubrir su boca con mis labios y sentir que lo único que importaba en el mundo, era ese instante. Que no había nadie más en el mundo más que ella.

Que nuestra mutua tristeza por malos e insinceros amantes, terminaba, para dar paso a un amor eterno, puro y también muy real.

Odiaba cuando la hora llegaba a su fin y teníamos que volver al mundo de la escuela. Aunque también era consciente que ambos debíamos seguir luchando por nuestros sueños profesionales. Ella por ejemplo, deseaba con todo su corazón dedicarse a la profesión de médico.

Yo sabía que ella lograría ese sueño, porque mi amada, además de guapa, tenía una gran inteligencia y deseos de progresar y colaborar en la curación de las personas aquejadas de algún mal, tomando en cuenta el hecho, que ella deseaba ser neurocirujana.

Ese sueño requería que ella concluyera sus estudios medios y luego estudiase en una escuela superior y después una especialidad en un hospital.

Yo era consciente que en algún momento, nuestras vidas tendrían caminos separados, pero cada noche, rezaba, para que ella estuviese bien y pudiese lograr sus sueños. Yo sentía un amor colosal y lo único que quería era su felicidad, aun cuando yo me quedara solo el resto de mi vida.

Esos pensamientos tristes procuraba no profundizarlos, porque siempre preferí vivir el presente, a la espera de que alguna clase de milagro tocara a nuestra puerta y lograra mantenernos juntos.

Siempre he sido un alma romántica y sensible, y mi fortaleza crecía, cuando veía el brillo de sus ojos negros al mirarme. Unos ojos en donde la noche parecía tener otro brillo. Profundidad del espacio y del tiempo, sonidos de dulces flautas, venían de esos delicados ojos.

¡Ella lo decía todo con su mirada!

El año escolar estaba por terminar. Era necesario escoger una especialidad técnica. Ella escogió Informática y yo Administración. Teníamos que seguir caminos separados, al menos por el momento, porque los fines de semana, iba  a visitarla cerca de su casa.

Ella vivía atrás de un estadio de fútbol, muy popular, en nuestro planeta. Era un estadio muy grande, donde jugaba un equipo de liga local tan amado como odiado y la selección de nuestro país.

Ella siempre inventaba pretextos en su casa para salir. Todo iba bien, hasta que un día, su madre le preguntó acerca de su vida romántica. Ella tuvo que contarle todo lo nuestro y aunque su madre y en general, su familia, no estuvieron de acuerdo con nuestro romance, ella sólo les dijo que no se metieran con su cosas y que ella sabía que yo la amaba con todo el corazón.

Hecha la aclaración, disponíamos de un poco más de libertad para salir juntos. Fue una muy buena época, porque podíamos amarnos totalmente sin restricciones. Cada día era una aventura, como si una nueva canción y una nueva luna nacieran cada noche.

Eso me hace recordar nuestra primera experiencia sexual. Fue algo maravilloso, inolvidable y cuyo recuerdo, llevo siempre en mi corazón y en mi alma.

Era muy de noche, habíamos acudido a nuestro parque preferido. Con el transcurso del tiempo, la gente había ido abandonando el lugar y hasta el vigilante se había ido. Nos quedamos ella y yo, completamente solos.

La abracé con fuerza y la empecé a besar y a decirle al oído que la amaría por siempre, con mi lengua le hacía delicadas cosquillas en su cuello. Ella me correspondía con besos muy profundos y caricias.

Sus caricias me llevaron al éxtasis, cuando de pronto, le empecé a hablar a mi amada, de que sería maravilloso hacer el amor con ella y sentir cada poro de piel estallar de emoción y placer. Ella me dijo que para ser honesta, ella ya también lo había pensado y me dejó hacer.

Con mucha ansia, nos fuimos quitando las ropas y de pronto, ahí estábamos juntos y desnudos sobre la hierba.

La apoyé y la fui besando con calma y energía, hurgaba con mis labios cada uno de sus rincones. Nuestra pasión era la única reina aquella noche. Dejé la marca de mis dientes en sus ricos y grandes senos y ella se volvió casi loca de emoción, cuando hurgué en su intimidad.

Llegó el momento en que ella me pidió tenerme por completo en su interior. Yo complací a mi amada y así nos entregamos al amor de manera exquisita. Luego ella cabalgó sobre mí, la cual al parecer, era su posición favorita. Fue un baile de sensualidad, faltarían todas las palabras del diccionario para describir toda la cascada de emociones y sensaciones que se originaron en aquel encuentro.

Caímos rendidos y después de un beso, nos abrazamos tiernamente. Suavidad era la palabra más apropiada para esa noche, suavidad como la de la roja seda que adorna los trajes de gala en las fiestas, hechas de cuando en cuando, en mi planeta.

Explosión conjunta, el estallar de la ola de amor presente en cada átomo, desde la creación del Universo.

Y para culminar esa hermosa experiencia, ¡vimos salir el Sol!
Eran las cinco de la mañana y el amanecer estaba llegando, lo más dulce del amor nos había olvidar la hora y ya era necesario que cada uno regresase a su hogar.

Una pequeña lluvia caía, las flores se cubrían con rocío y después del último abrazo, cada uno tomó el camino de regreso al hogar.

Al menos ese día, las capas de mi tristeza y de mi nostalgia de años pasados, desaparecían, para dar paso a otra clase de sentimiento.

[Porque a veces, la vida sorprende, mostrando su mejor cara y alimentando los sueños y esperanzas de los habitantes de las bóvedas terrestres. A veces…]

V

Fueron años muy felices, llenos de felicidad y paz. Aunque no estábamos ya en el mismo salón, seguíamos muy unidos.

Aprovechábamos cada tiempo libre, para amarnos y darnos todo el amor que siempre habíamos soñado.

Y sin embargo, había algo inconexo, una especie de cabo suelto, una pequeña nota de inconformidad, como una guitarra a la que se rompen las cuerdas.

Ya era casi el final del período de educación media. Había que llenar la solicitud para los estudios superiores. Y en la escuela nos llevaban de visita a una de las sedes centrales del Instituto, a conocer la oferta educativa del nivel Superior. Aunque existían muy buenas opciones para continuar estudiando, yo no tenía un panorama muy claro de qué hacer al terminar mi educación media.

Por eso, cuando hice la solicitud para ingresar al nivel Superior, generé varias fichas, con un acomodo diferente de carreras, al final, en un acceso de entusiasmo rayando en la locura, opté por escoger Ingeniería Aeronáutica.

Ella no tuvo duda, eligió Medicina en una unidad transdisciplinaria, ubicada en un rincón del Sur de la ciudad.

Yo era consciente que así iba a ser muy difícil estar juntos, sobre todo por el hecho que yo vivía en el Oriente de la ciudad. Hay que aclarar que vivíamos en la ciudad más grande en tamaño y número de habitantes del planeta. Las distancias eran muy grandes y el tráfico era algo cotidiano y mortal.

Ella, de hecho, no era originaria de la ciudad capital, ella venía de una ciudad minera al Occidente. Por eso, ella no estaba acostumbrada al tráfico ni al ajetreo de la ciudad capital.

Una amiga de su familia la llevaba y la traía de vuelta de la escuela. Así fue, durante los tres años que duró nuestra educación media.

El año escolar terminó sin contratiempos y con él, nuestra educación media. Había sido una experiencia muy bonita, habernos conocido y habernos amado sin descanso ni tregua.

Aprovechamos el período vacacional para vernos y estar juntos. En algún momento, habíamos hecho la promesa que pasara lo que pasara en el futuro, nuestro amor sería por siempre y nunca habría espacio para el resentimiento o cualquier clase de odio, si las cosas acababan por terminar.

Cuando llegó el momento de iniciar la nueva aventura del nivel Superior, ella estaba muy entusiasmada porque ir a la escuela de Medicina, era el inicio de su gran sueño ser una excelente doctora y especialista.

El primer año fue un poco difícil para ella, porque la carga de trabajo era muy pesada y exigente, lo cual requería de su dedicación y entusiasmo por completo.

Poco a poco, fue avanzando y así fue como llegó el momento de decirnos adiós.

La escuela le requería que después del primer año, ella tenía que trabajar en un hospital fijo. Después de eso, ella seguiría aprendiendo y alcanzaría la meta de ser Médico General. El problema es que para continuar con su especialidad, ella había pensado en irse a estudiar a una ciudad del Occidente, muy parecida a la ciudad capital.

Era por lo tanto el fin. Así quedaban atrás nuestras noches estrelladas, amándonos a la luz de la luna.

Tengo un alma muy sensible y cuando ella me platicó lo que pasaba, de sentimiento, casi rompí a llorar.

Ella me miraba con pena, sus ojos negros también estaban llenos de pura tristeza. Aunque ya habíamos platicado mucho la situación, no dejó de impactarnos y causarnos incomodidad.

Sin embargo, lo más importante para mí, era que ella fuera feliz y alcanzara todos sus  sueños. Tengo un gran espíritu de sacrificio y le dije que estaba dispuesto a esperar, tal vez, por siempre.

Ella me dijo que no podía pedirme algo así. Que lo mejor era que continuaran nuestras vidas y no saber ya nada uno del otro.

Cuando ella me dijo eso, yo la miré fijamente y como por impulso, la besé muy apasionadamente. La tomé con fuerza entre mis brazos, como si el abrazo lo diera una ola de un mar embravecido.

Si esa iba a ser nuestra despedida, yo quería terminar, amándola a ella con toda la fuerza de mi alma y corazón, aun cuando estos estallaran.

Arriba, la luna brillante, lanzaba toda su luz. Sí, la Luna de los amantes, de los desquiciados, de las almas que le buscan sentido al mundo y a la existencia.

Hacía un poco de frío, por eso ambos temblábamos. Nuestro calor mutuo fue una luz solar en la inmensa noche. Nos sentíamos tan bien y a la vez, éramos conscientes de que quizás nunca más, nos volveríamos a ver.

La energía de nuestras almas fue la chispa que encendió una nueva entrega.

El mundo podía terminar y derrumbarse por completo, en aquel instante, pero eso no importaba para nosotros, porque los amores verdaderos retan al Eterno y a sus juicios. Un amor infinito derriba las barreras y fortalezas más fuertes.

Una entrega, fruto de un amor que si fuera escrito, sería un libro hermosamente escrito, infinito en extensión y siempre con nuevos capítulos por escribir.

Cuando el amor es verdadero, los instantes fugaces se vuelven más largos. Las estrellas brillan más y aunque los tiempos sean muy salvajes, puede oírse el canto de las flores y de las aves nocturnas.

Mágico compás de sentimientos, danza etérea que hace las noches y los días más largos. Mares de dulzura y pasión de agua cristalina y fría, donde se bañan los corazones.

Y así, al terminar nuestra entrega, nos agarramos de la mano y salimos a la noche más profunda. Felices, porque habíamos construido un amor cierto, sin prejuicios…

Tuve la esperanza de que a pesar de nuestra separación, tal vez, volveríamos a amarnos de nuevo, tal vez… tal vez…

[Se encontraron de pronto en medio de la noche, las estrellas iban saliendo y empezaban a titilar. Después de muchos apremios y batallas, por fin, eran el uno para el otro. Se dieron un inmenso abrazo y tomados de la mano, se dijeron palabras dulces al oído. En la galaxia, no había existido nunca un amor como el de ellos, un amor lleno de pureza, integridad y bondad. Con un sentimiento incluyente de paz, de alegría, de felicidad, todas sus amarguras desaparecieron y mientras, el mar les daba una sonrisa.]

El Mundo de Noche

A continuación, presento el primer cuento de mi nuevo libro, El Mundo de Noche, este estará integrado por diez cuentos, ambientados en un mundo donde los seres humanos hacen su vida cotidiana en la noche y duermen durante el día. 

¿Fantasía, ciencia ficción? o sólo un ejercicio del alma. 

Este primer cuento, es un homenaje y a la vez un regalo de cumpleaños, a la única mujer que de verdad, he amado, mostrando, un resumen de situaciones llenas de emociones y sentimientos plenos. 

Tenía pensado publicarlo el 10 de Febrero, día de su cumpleaños,  pero mi computadora hace ruidos raros al prender y me da miedo que se estropee y ya no pueda subirlo.

Querido lector, acompáñame en esta nueva aventura, estoy seguro que tú también disfrutarás de este viaje...


miércoles, 11 de mayo de 2016

Poema 1

[Después de un gran tiempo de silencio, me senté y con calma, escribí este poema, inspirado sin duda por las fuerzas de la noche. Sigo atorado en el proceso creativo de escribir nuevos cuentos, pero estoy seguro que habrá una luz al final del túnel; mientras lean este poema y disfruten de los encantos de las reinas de la noche...]


Poema 1 
A una vampira 

 Era muy de noche, las estrellas brillaban y la Luna iluminaba todo el horizonte con su máximo esplendor. Te encontré como por causalidad, en uno de mis sueños; te acercaste a mi y me amaste, como ninguna mujer en la Tierra, lo ha hecho antes o lo hará después. 

Salimos entonces, agarrados de la mano, caminando por las calles y aspirando el olor de las flores rozagantes de los jardines y cuando más dolor, yo sentía por mis amores pasados, tú me abrazaste y prometiste que cuidarías de mi siempre. 

 Sí, esto es un pacto, sellado en lo más profundo de la noche, por eso, envuélveme en tu sudario, cúbreme con el olvido y que en la ultratumba, el amor nos lleve por rincones oscuros como el fondo del océano y tiempos más agradables, porque en el fondo, también la MUERTE es vida y la VIDA es muerte, en el baile eterno, desde que existe este Universo. 

 Dame un beso profundo y quédate con la última gota de mi sangre y déjame desfallecer a tu lado, para que así podamos viajar por las eras. 

Y así, lo que parecía mi derrota y una gran desgracia en el amor, se convertirá en un amor ETERNO, esa clase de amor que las mujeres de la Tierra ya no practican. 

Y a veces, sólo a veces... vienes a mis sentidos no sólo en sueños, sí no estando despierto...

miércoles, 4 de febrero de 2015

POEMA / CARTA

Este poema / carta está dedicado a Ixchel Fernanda Mendoza Negrete, lo escribí como su regalo de cumpleaños. No hace falta decir que ella es una luz en mi vida, alguien muy especial para mi. <3 POEMA PARA IXCH (4 DE FEBRERO 2015). No sé cómo empezar... Pero cada vez, que leo tus mensajes, que brotan de tu alma amorosa, cálida y tierna, me das mucha felicidad. Una felicidad tan grande, que quisiera recorrer todo el mundo con tal de encontrarte y sería capaz de atravesar medio universo Con tal de tener un abrazo y un beso tuyo. Nunca me había sentido de esta forma, no entiendo el porqué la vida nos tiene apartados; siempre cada noche pido a Dios por ti, rezo y rezo y me imagino que te abrazo y mi abrazo es tan fuerte que nos hace volar por en medio de las nubes a un mundo mejor, a un mundo lleno de amor, belleza y pasión. Este año, desde aquel mágico poema de tu anterior cumple, ha sido de lo mejor que ha tenido mi vida. Le has dado aliento a un alma perdida en las garras de la enfermedad y del desamor, me has hecho creer y querer estar sólo contigo, teniéndote a mi lado para amarte. Un amor pleno, sin egoísmos, en donde los dos le hagamos frente a la vida, un amor duradero, pacífico y eterno. Y de pronto, en las noches y madrugadas, apareces en mis sueños como la mujer más hermosa que he conocido en mi vida, platicamos, nos besamos y hacemos el amor y al terminar me das un abrazo tan fuerte que quisiera estar aferrado a ti toda mi vida y aún más allá. Y en cada momento y canción que escucho, vienes a mi alma, imagino que soy un genio musical y te compongo toda una sinfonía o una bella canción que te enamore aún más de mi y que te haga recordarme... Te amo, Ixch... y cada noche una parte de mi se queda contigo, cuidándote en tus sueños y haciéndote sentir acompañada... (Un sol, y una playa se dibujan en el horizonte y yo toco un piano del cual brotan las notas más tiernas y encantadoras) (Firefly - Whatcha Gonna Do: (Oh nena, déjame saber la razón porqué no podemos estar juntos, sólo tú me llevas alto, oh nena, sólo quiero estar contigo, te necesito para sobrevivir, no puedo esperar un día más por ti, ¿qué vas a hacer?, ¿qué vas a decir?, cuando yo esté ahí...)

sábado, 8 de noviembre de 2014

Saludos

Aproveché para incluir unos poemas que he escrito para una mujer muy especial. Tal vez me falte ritmo y métrica pero fueron escritos directo desde mi corazón. Prometo más material cuentístico, aunque por el momento, no he tenido tiempo ni paciencia para sentarme a desarrollar los argumentos, trataré de centrarme en el género fantástico y de ciencia ficción como lo hice en el primer libro llamado Cuentos desde el solar de los aburridos. Espero querido lector, que disfrutes de la lectura de los cuentos tanto como yo. Saludos!

POEMA MARZO 2013

POEMA #1 PARA IXCHEL FERNANDA MENDOZA Te esperaré... mucho, mucho más tiempo aún que la vida en el Universo. Te esperaré... mucho, aún más que la luz de las estrellas más lejanas de cualquier galaxia... Te esperaré... mucho, aún más que el último verso de amor dicho por el poeta. Podré esperarte siempre... siempre porque sé tú eres buena... y en el fondo sientes algo por mi... A mi me basta tener un beso tuyo y la cálida paz de tu mirada... y en el fondo... quisiera creer que se hará realidad el sueño, y mi canción no es sólo un grito más en la noche. Perderme contigo... en la inmensidad del océano y retar al amanecer a tu lado, junto a ti. Y pensar que de todas las elecciones, que he hecho... LA MEJOR ERES Y SEGUIRÁS SIENDO TÚ...

Poema Marzo 2014

TERCER POEMA PARA IXCHEL FERNANDA MENDOZA Pasajera celeste. Pasajera celeste, a ti te escribo con el deseo de que regreses con bien de tu viaje. Llevas contigo una parte de mi corazón, un corazón que sufra, desea y espera tu regreso. Has caminado por soleadas playas, llenas de arena blanca, como quisiera estar contigo, junto al mar, llenarte de cálidos besos y sentir la blanca espuma recorrer nuestros cuerpos. Quisiera perderme contigo, para siempre en una isla desierta, donde podamos estar siempre juntos y hagamos el amor cada noche, al murmullo del azulado mar. Quisiera estar contigo, y sentir que el mundo no importa, que sólo me bastas tú para hacerme el hombre más feliz del mundo. Amada sirena, perdóname por lo en ocasiones distante y extraño, la vida a veces se vuelve una muy pesada carga para mi, pero en el fondo, sigo luchando y viviendo por tu amor y por lo que siento por ti. Tu amor y tus palabras me llenan de gozo y me hacen creer que el mundo no es tan malo como pensaba y que merezco estar feliz a tu lado. Amada sirena, nunca me cansaré de decirte que te amo... y eso lo diré hasta el último día de mi existencia y pase lo que pase, siempre estarás en mi corazón, como una canción hermosa que cantan las estrellas. Alrededor de mi se agitan las tinieblas del pesar y la enfermedad y sin embargo, sigo creyendo que con tu amor soy capaz de superar todos los obstáculos. Y que no existe fuerza en el mundo, que me separe de ti ni un momento. Amada sirena, quisiera entregarme por completo a ti, amarte sin descanso día y noche, pasar los mejores momentos de mi vida contigo, creo en la magia del amor bien encaminado y sé que todos nuestros sueños están al alcance de nosotros. Y así, en la noche más oscura de mi vida... de repente todo lo iluminó tu amor... y su luz fue tan grande, que me cubrió y me hizo sonreír. Te amo... y mi amor siempre estará contigo, mi amor.